Información

El conjunto orográfico del Montsant está formado por una gran masa de conglomerados que alterna partes arcillosas y de gres con espectaculares formaciones geomorfológicas de notable excepcionalidad paisajística y geológica, con precipicios, estrechos y barrancos que dan una gran variedad al relieve.

El nombre del macizo proviene de la importante tradición eremítica de la Edad Media. Fue tan grande el número de ermitaños que ocupaban las numerosas cuevas, que acabaron santificando el nombre de la montaña. Algunas de las ermitas se han conservado y las podremos visitar a través de esta ruta.

Distancia
105.30 km

Empieza la ruta!

Iniciaremos el viaje entrando en el Priorat desde Falset. Allí tomaremos la carretera que lleva a Gratallops, pueblo que dejaremos atrás hasta llegar a la Vilella Baixa.

LA VILELLA BAIXA es un pueblo muy pintoresco de calles muy empinadas y rincones tan inesperados como la calle “que no pasa”, claro testimonio de épocas medievales. También son dignos de atención el puente sobre el río Montsant y la increíble altura de sus casas sobre el riachuelo de Escaladei. Desde la Vilella Baixa se pueden hacer muchas excursiones siguiendo los senderos señalizados que nos llevan hasta el Peu de la Roca, els Montalts, el Pla del Xorrac, els Planets o la Figuera. También se tiene acceso al Montsant a través del Grau dels Bous o del Cargol, o el Grau del Coll Empedrat. Es hermoso el camino que desde la Vilella Baixa llega a Cabacés, con tramos empedrados, y que pasa por el antiquísimo puente de Cavaloca.

Una vez en CABACÉS, después de visitar el retablo gótico de la iglesia parroquial y el museo de pintura Miquel Montagud, podemos llegar hasta la ermita de San Roque, característicamente construida bajo una cueva que le sirve de techo y que encontraremos entre la intimidad del bosque. Si seguimos adelante llegaremos a la ermita de la Foia, ya al pie mismo del Montsant, en un paraje frondoso y empapado de agua. Desde aquí podemos continuar la ascensión al Montsant, pasando por el Portell de la Boca de l'Infern, o llegar hasta el racó del Estrem. En dirección a la Vilella Baixa también podemos visitar el interesante Mas Roger (Mas de Dalt), al cual se accede después de pasar el Coll de Cantacorbs y el racó de les Pedregoses. Saliendo de Cabacés en dirección a la Bisbal de Falset encontraremos un puente medieval en perfecto estado de conservación.

En LA BISBAL DE FALSET no podemos olvidarnos de visitar la Cova de Santa Llúcia, donde nace un manantial y la gente acude a lavarse los ojos para curarse de enfermedades de la vista. La cueva acogió durante la Batalla del Ebro un hospital militar. Se pueden hacer excursiones hacia la Cova Emboixa, o la Cova Foradada y visitar los restos de los antiguos molinos aceiteros a orillas del río Montsant, poco antes de entrar en el pueblo.

En MARGALEF DE MONTSANT no podemos perdernos la visita a la ermita de San Salvador desde la cual se puede acceder al Montsant subiendo hasta la Cogulla cerca de la que encontramos la Cova del Teix, el Clot del Cirer y el Piló dels Senyalets. Igualmente interesante es la visita a la Cova de la Taverna. Desde Margalef podemos llegar a Ulldemolins por carretera, o bien caminando por el paso del estrecho de Fraguerau. Cuenta Margalef también con grandes posibilidades para la escalada por sus riscos y montañas.

Cuando lleguemos a ULLDEMOLINS hemos de visitar la iglesia renacentista del siglo XVI y la ermita de la Virgen de Loreto. En coche o a pie llegaremos a las ermitas de San Antonio y Santa Magdalena, y sólo a pie podremos llegar al maravilloso paraje de recogimiento que es el Congost de Fraguerau, donde encontramos la ermita románica de San Bartolomé. Tiene también múltiples accesos al Montsant a través de diversos pasos (el de la Carabaseta, el de la Cova del Corb, el de Belart, etc); uno de ellos, el Grau de la Mare de Déu, nos lleva directamente a la ermita de la Virgen de Montsant, la más elevada de todo el macizo.

Desde Ulldemolins saldremos en dirección a CORNUDELLA DE MONTSANT, pasando por el minúsculo pueblo de Albarca. En Cornudella podemos visitar la iglesia parroquial de estilo renacentista, obra de Pere Blai, y podremos acercarnos a la bodega cooperativa obra de Cèsar Martinell. Desde la ermita de San Juan del Codolar tenemos acceso al Montsant por el Grau de Sant Joan o el del Tomaset. Las excursiones que se pueden hacer por las inmediaciones del pueblo son muy variadas e incluso podríamos llegar en una de ellas hasta la inexpugnable Siurana.

En SIURANA son de interés la iglesia románica de Santa María y los restos del castillo musulmán, así como los legendarios precipicios de que está rodeada. Las características del relieve hacen de Siurana un centro de escalada de fama internacional, con más de 1.000 vías repartidas por sus alrededores.

Iremos después en dirección a LA MORERA DE MONTSANT. Antiguo pueblo de origen musulmán bajo las rocas de la sierra Major de Montsant. Conserva un pórtico románico en su iglesia parroquial. Los accesos al Montsant desde la Morera son impresionantes e incluso divertidos, como el paso por el Grau dels Barrots; otros pasos son el grau del Carabassal, el del Carrasclet, el del Agnet, el de l’Espinós, el de la Grallera, el de Salfores, etc. Podemos llegar a pie hasta las ruinas de la Cartuja de Escaladei siguiendo el sendero GR 171 o bien seguir la carretera que nos llevará hasta el pequeño pueblo de Escaladei.

El pueblecito de ESCALADEI, antigua administración del monasterio fue en tiempo de los cartujos la sede de los negocios de la casa. Desde aquí, el hermano administrador dirigía a los obreros, monjes o no, que se ocupaban de las bodegas, los rebaños y los diversos cultivos. El Monstant ofrecía a los monjes de la Cartuja una fuente inagotable de plantas medicinales que ellos dispensaban a visitantes o las gentes de la comarca que las requerían. Las ruinas de la Cartuja de Escaladei son en la actualidad un monumento que pertenece al Departamento de Cultura de la Generalitat de Cataluña. Desde la cartuja se puede subir al Montsant siguiendo el GR 171 por el Grau de la Escletxa.

Nuestro recorrido termina en LA VILELLA ALTA, pequeño pueblo encaramado en lo alto de una colina muy cercana a la sierra de Montsant (vertiente meridional). Desde aquí podemos llegar a los Montalts por el grau de la Vilella o por el Grau del Pi; también hay posibilidad de hacer otras excursiones que nos llevarían a Torroja, o hasta la ermita de Consolación en Gratallops. En la Vilella Alta podemos visitar también la iglesia parroquial que guarda un retablo de 1700.