Fin de semana en el Priorat

Primer día

Empezamos nuestra ruta por el Priorat en Falset, capital de la comarca. En esta población, la más grande de la zona, encontraremos el centro de interpretación Castell del Vi en el interior del antiguo Castillo de los Condes de Prades, que data del s.XII. Nos llevará como mínimo media hora visitar este espacio expositivo donde también podréis tomar una copa. Este centro es la puerta de entrada al Priorat y constituye un punto de partida ideal para descubrir posteriormente la comarca.

El centro Castell del vi ocupa tres plantas de esta antigua fortaleza. Unas infraestructuras modernas y una tecnología avanzada hacen posible un recorrido por la cultura del vino del Priorat totalmente alejada de lo que proponen museos del vino más clásicos. La utilización de elementos audiovisuales e interactivos permite captar de una manera clara y sintética la historia y las particularidades de esta comarca vinícola.

Ver más información en la página del Castell del Vi.

Un vez visitado el castillo, podemos dar un paseo panorámico por el casco antiguo de Falset partiendo desde este punto (todos los lugares de interés disponen de un panel explicativo): Plaça (plaza) Vella, Plaça de l’Església, Palau (palacio) de los Condes de Azara, Plaça de la Quartera y Palau (palacio) de los Duques de Medinaceli y para acabar, visitar, si la hora nos lo permite, la bodega cooperativa, obra modernista proyectada en 1919 por el arquitecto Cèsar Martinell, discípulo de Gaudí. Al acabar, podremos degustar sus vinos.

Podemos aprovechar el paseo para comprar vino y aceite en alguno de los establecimientos especializados de la población, o bien los “Castellets de Falset”, unas pastas a base de avellana en forma de castillo, típicas de esta población.

Después de comer, nos dirigiremos a Bellmunt del Priorat. A menos de seis quilómetros, encontramos esta pequeña población de pasado minero donde podremos visitar el Museo de les minas, un complejo minero-metalúrgico que fue el más importante de Cataluña en lo que respecta la extracción de plomo.

Podemos pasear por un tramo de la primera galería que se abrió en el s.XIX acompañados por un guía, ver réplicas de mineros trabajando y visitar una moderna exposición en los antiguos talleres donde se procesaba el mineral.

Ver más información en la página del Museo de las Minas de Bellmunt.

Dependiendo de la época del año, podréis visitar el Centro de interpretación de la Tortuga mediterránea en Marçà o bien estirar un poco los brazos y meteros dentro de un kayak para disfrutar del embalse dels Guiamets y su entorno.

Recomendamos también hacer una excursión a pie por alguno de los muchos caminos señalizados de la comarca, los cuales transcurren por parajes preciosos. Tenemos caminos para todo los gustos y formas físicas. Echad un vistazo a las rutas a pie por el Priorat.

Segundo día

Hoy visitaremos la Cartuja de Escaladei, pasando primero por bonitas poblaciones como la Vilella Baixa, donde aconsejamos dar un paseo por sus pintorescas calles y contemplar el río Montsant desde su majestuoso puente.

A continuación nos iremos a Escaladei, al pie de la Sierra de Montsant. Dad una vuelta por esta aldea antes o después de visitar el monasterio, pues vale la pena. 

A tan sólo dos quilómetros encontraréis la Cartuja de Santa Maria, visita obligada para todo aquel que quiera conocer los orígenes del Priorat.

- Este monasterio fue fundado en el 1194 por el rey Alfonso el Casto y fue la primera de todas las cartujas de la península ibérica. Las ruinas de este imponente conjunto se encuentran ubicadas en un lugar cautivador, a los pies de Montsant. Un lugar ideal para el recogimiento que buscaban los monjes en plena naturaleza. Dependiendo del día podréis hacer una visita guiada. Necesitaremos unos cuarenta minutos para visitar el conjunto sin guía con la proyección de un audiovisual y una hora y cuarto si lo hacemos con visita guiada.

Ver más información en la página de la Cartuja.

De aquí nos dirigiremos a Siurana, último punto de nuestro itinerario. Pasaremos por la Morera de Montsant, pueblecito de casas y calles empedradas, a tocar de las rocas imponentes de la Sierra Mayor de Montsant, o bien por Poboleda, por carreteras entre viñas.

A continuación nos dirigiremos a Cornudella y de allí a Siurana. Veintidós quilómetros nos separan de Escaladei. En media horita estaremos en lo alto de los riscos de La Gritella; Siurana nos espera. Esta preciosa aldea fue el último bastión de resistencia sarracena de Cataluña, reconquistado en el año 1154. De aquella época aún podemos ver los restos de la fortaleza musulmana a la entrada del pueblo. Siurana, con sus casas y callejuelas empedradas, nos robará el corazón. Las vistas desde esta talaya son espectaculares.

Podremos ver la iglesia de Santa María, románica, y el legendario Salto de la Reina Mora, a tocar de las paredes del castillo. Si os pilla la puesta de sol, no tengáis prisa y quedaros a contemplarla, seguro que la retendréis en vuestra retina durante mucho tiempo.

Ver más información en la página del conjunto histórico y paisajístico de Siurana.

Antes de marcharos de Cornudella, y si os apetece, también podréis acercaros al embalse y alquilar una canoa o un kayak para dar una vuelta.

Si aún tenéis tiempo, id a Porrera y pasead por sus estrechas y empinadas calles y buscad los muchos relojes de sol que hay en esta pequeña villa, donde dicen que se encuentra el reloj más grande de Cataluña.

Como no, encontraréis bodegas visitables en todos los pueblos por donde transcurre esta ruta y en otros, donde podréis catar deliciosos caldos de las dos denominaciones de origen de la comarca, Montsant y Priorat. Podéis encontrar más información en listado completo de bodegas visitables de la comarca.

Y no os olvidéis de nuestro aceite de oliva virgen extra denominación Siurana. Acercaros también a algún molino para degustarlo y conocer todo lo que hay que saber sobre un buen aceite. Podéis ver nuestras almazaras en el listado completo de molinos del Priorat.

Aquí acaba nuestro recorrido, pero el Priorat no acaba aquí, aún hay mucho más por ver y hacer, así pues, ¡esperamos que volváis en otra ocasión!