CAPÇANES (PONT DEL TREN)

Capçanes
UNA VÍA HACIA EL MUNDO

A finales del siglo XIX El Priorat, igual que en toda Cataluña, sufrió una grave caída económica que coincidió con el ataque de un insecto, la filoxera, que mataba las viñas. Eso supuso la despoblación de muchos pueblos. A pesar de todo, en esta zona no fue tan fuerte como en los pueblos de montaña. Una de las diferencias fue la existencia de la vía del tren.

El ferrocarril, que se inauguró en 1891, tuvo un papel fundamental en la comercialización de vino y su calidad. Era un medio rápido y mucho más económico. Enlazaba las áreas consumidoras y las zonas productoras con rapidez y el vino llegaba a su destino en mejor estado.

Muchas casas comerciales instalaron sus almacenes cerca de las estaciones de tren. Recordamos que el objetivo principal de los vinos de esta zona era mejorar los vinos de otras procedencias. La casa francesa Viôlet, por ejemplo, era uno de los clientes más importantes y compraba grandes cantidades de vino a la zona para elaborar el Byrrh, un vino tónico aperitivo muy popular en Francia. Esta empresa tenía estación de ferrocarril propia en su bodega de Thuir, cerca de Perpiñán.

Audios: